?>

Gestión de hábitats

 

Desde el punto de vista de la variedad paisajística, la zona de Mont-rebei es mucho más pobre que los mosaicos con cultivos que hay en los alrededores. Esta circunstancia hace que Mont-rebei sea bastante vulnerable a los incendios forestales y, por eso, desde el año 2000 se llevan a cabo acciones a fin de mantener abiertas y limpias de vegetación arbustiva determinadas zonas, como por ejemplo la cesión del uso de parte de los pastos de la finca a un pastor.

Para potenciar los pastos todavía más, en 2008 la Fundación trasladó dos asnos desde la montaña de Alinyà (Alt Urgell) hasta Mont-rebei. Después de un corto período de aclimatación, los asnos han demostrado ser muy eficaces a la hora de mantener limpios los pastos de alrededor de La Masieta, y han servido, además, para arreglar las parcelas y hacer crecer bastante el número de especies de la zona, sobre todo de insectos.

Finalmente, con objeto de aumentar la biodiversidad del espacio se han injertado algunos perales silvestres, hijos de antiguos frutales, y se han recuperado hazas para sembrarlas con cereales y recuperar variedades en desuso. Así mismo, se está trabajando para sembrar con alfalfa o alguna otra leguminosa el fondo del vaso del pantano de Mont-rebei y, así, favorecer la presencia de herbívoros salvajes y de aves de ambientes abiertos.